Saltar al contenido

¿Como Proteger tu Cabello en Invierno?

En verano nos preocupamos mucho por la salud de nuestro cabello, cuidándolo con varios tipos de productos y precauciones. Sin embargo, ¿has pensado alguna vez que incluso en invierno tu cabello necesita protección?

Al igual que con las altas temperaturas y la salinidad, los agentes atmosféricos típicamente invernales como el viento, la lluvia y la humedad también pueden tener efectos no deseados en el cabello. No solo eso: los frecuentes cambios de temperatura a los que los sometemos cambiando a menudo de ambiente son una importante causa de irritación. El estrés es por lo tanto doble: externo e interno. Por eso, hemos seleccionado 3 remedios que puedes implementar fácilmente para proteger tu cabello durante la temporada de invierno.

A. En invierno sudamos menos, pero nuestro cabello aún se ensucia.

¿Por qué pasó esto? Porque en invierno, los agentes atmosféricos pueden provocar la acumulación de polvo en la piel y el cabello. Para remediarlo, sin embargo, no es recomendable lavarlos con más frecuencia (recuerde que el lavado frecuente es una fuente de estrés), pero es posible usar un cepillo de calidad para eliminar suavemente las impurezas de la superficie.

Sin embargo, cuando llegue el momento de lavar con champú, recuerda hacerlo siempre con agua tibia y enjuagar con agua fría al final. Sin embargo, cuando llega el momento del secador, el consejo es evitar el aire demasiado caliente para no estresar y dañar el cabello, poniendo el chorro en una posición de calor medio: los imperativos son, por lo tanto, temperatura media y bien. cabello seco, de no dejar mojado. En este sentido, ojo con el gorro: nunca lo uses para salir de casa con el pelo húmedo y nunca lo elijas demasiado ajustado, para evitar irritaciones.

B. No al color desteñido.

Durante el invierno el color tiende a desvanecerse si usamos agua demasiado caliente. La temperatura del agua con la que lavamos el cabello crea un choque térmico que abre las cutículas, que de esta manera ya no reflejan la luz. Por lo tanto, es recomendable utilizar siempre agua tibia al lavar con champú y un poco más fría al enjuagar. Esto nos permitirá tener un cabello más brillante y saludable.

Truco de belleza: En el salón como en casa, al principio de la temporada, elegimos el tratamiento más adecuado para nosotras y para nuestro color, a aplicar con mimo para paliar los daños del invierno. ¿Un ejemplo? El acondicionador Color Protection de la línea Balance.

C. Dime lo que comes y te diré qué cabello tendrás.

La nutrición es un factor fundamental para nuestra salud, y el cabello no es una excepción.

Primero, ¡vamos a hidratarnos! No solo es bueno en verano sino que también es importante en invierno. Bebemos al menos dos litros al día, de agua sin gas o de zumos de frutas y verduras. Aseguramos la cantidad adecuada de vitaminas H, B y E a nuestro cabello, eligiendo alimentos como avena, frutos secos, cereales integrales. Sí también a las frutas y verduras de temporada, que nos ayudan con la vitamina C (kiwi, brócoli, calabaza). Prestamos especial atención, pues, a los omega 3, que contribuyen a la belleza y salud del cabello manteniendo hidratado el cuero cabelludo. Recuerda que si la piel del cuero cabelludo está seca no aporta nutrición al cabello y se queda sin brillo.

Truco de belleza: para complementar lo que introducimos con nuestra dieta, podemos optar por el relleno capilar de la línea Materia, un tratamiento voluminizador intensivo que devuelve inmediatamente al cabello un aspecto más sano y afinado y que además contiene Omega 3.